Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus es una enfermedad que se caracteriza por el aumento de los niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia). Esto sucede como consecuencia de:

  • La disminución de la formación de una hormona llamada insulina por parte de las células beta del páncreas (diabetes mellitus tipo 1).
  • Una actividad insuficiente de esta hormona (diabetes mellitus tipo 2).

Gracias a la insulina el cuerpo utiliza la energía de la alimentación. En las personas con diabetes, la glucosa procedente de los alimentos no puede ser aprovechada de manera adecuada por las células de los tejidos, lo cual comporta serios problemas metabólicos y pérdida de peso.

Diabetes TIPO 1

Actualmente se sabe que los genes tienen un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 1, pero todavía se desconoce su importancia, ya que los estudios muestran que la diabetes no está causada únicamente por la genética.
Se están llevando a cabo diversos estudios para intentar descubrir qué factores ambientales (virus, alimentación…) son los que, combinados con una genética predispuesta, pueden iniciar la cadena de sucesos que llevan a la diabetes tipo 1.
Los padres de niños con diabetes tipo 1 pueden llegar a sentirse culpables por “su posible herencia genética” o por haber ofrecido al niño una alimentación inadecuada (“rica en azúcares”). Sin embargo, no hay evidencia científica que demuestre estas hipótesis.

Señales y síntomas

Los síntomas más comunes de la diabetes tipo 1 son:

  • Orinar con frecuencia
  • Orinarse en la cama (niños que han dejado de usar pañal)
  • Sed extrema
  • Apetito extremo
  • Pérdida de peso rápida
  • Debilidad, fatiga o somnolencia
  • Irritabilidad (niños pequeños)
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Visión borrosa
  • Aliento con olor ”dulce” extraño (huele a manzana)

Andrea Cabrera fue diagnosticada con diabetes tipo 1 cuando tenía 2 años de edad, junto a su madre Aracely Basurto fundadora de FUVIDA.

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

Para diagnosticar la diabetes es necesario realizar tres exámenes:
Prueba de glucosa.
Prueba de cetonas en orina.
Test de tolerancia oral a la glucosa.
A un niño se le diagnostica diabetes si:
Los niveles de glucosa en sangre son superiores a 126 mg/dl cuando se despierta, antes de comer o beber, y después de haber estado en ayunas durante al menos 8 horas.
Los niveles de glucosa en sangre son superiores a 200 mg/dl en cualquier momento del día (comprobado más de una vez).
Los niveles de glucosa en sangre son iguales o superiores a 200mg/dl, a las 2 horas de la realización del test de tolerancia oral a la glucosa.

Insulina

La insulina es una proteína que funciona como hormona y está fabricada por las células beta de los islotes de Langerhans, localizados en el páncreas.
La insulina es necesaria para ayudar a la glucosa (azúcar de la sangre) a entrar en las células del cuerpo y ser utilizada para producir energía. Se almacena en el hígado y los músculos (en forma de glucógeno) para ser utilizada más adelante y mantener constantes los niveles de glucosa en sangre.
Si no producimos insulina, es necesario inyectarla varias veces al día y antes de cada comida para que el cuerpo pueda funcionar normalmente. La insulina no puede tomarse por vía oral porque el sistema digestivo la destruiría.
Actualmente para el tratamiento de personas con diabetes se utiliza insulina humana principalmente. La insulina humana tiene una estructura idéntica a la originada por el páncreas humano. Se produce incorporando genes humanos para la producción de insulina en bacterias especiales o levaduras a través de técnicas basadas en ingeniería genética.

Hipoglucemia

La hipoglucemia es la situación clínica que se produce cuando hay un bajo nivel de glucosa en sangre. Cuando esto sucede, al cuerpo le falta la fuente de energía que necesita para funcionar correctamente. Por norma general se considera hipoglucemia a valores de glucemia menores a 70 mg/dl.

Síntomas de hipoglucemia

Las personas con diabetes experimentan una serie de sensaciones como consecuencia del descenso de los niveles de glucemia. Aunque no todos los niños experimentan los mismos síntomas, cada niño suele tener una misma “sensación” que le ayuda a identificar que está entrando en un estado de hipoglucemia.
Los síntomas más comunes cuando el nivel de glucosa en sangre es bajo son:

  • Debilidad o cansancio.
  • Temblores.
  • Palidez.
  • Sudor frío.
  • Hambre intensa.
  • Dolor de cabeza.
  • Visión borrosa.
  • Dolor abdominal.
  • Cambios de humor: irritabilidad, ansiedad.
  • Cambio de actitud: agresividad, en el caso de los niños, pueden estar más quietos y callados que de costumbre.
  • Mareo, confusión o falta de concentración.
  • Palpitaciones.
  • Adormecimiento.

En niños es útil identificar los síntomas que se presentan en caso de hipoglucemia y compartir esa información con los adultos que estén a su cargo (maestros, cuidadores, entrenadores, abuelos, padres de los amigos).

La hipoglucemia puede darse por:

  • Una dosis de insulina incorrecta, es decir administrar una mayor dosis de insulina de la que se necesita.
  • Ingerir menos hidratos de carbono de lo que es habitual, retrasar en exceso el horario de una comida u omitir una comida.
  • Un exceso de actividad física no programada.

Tú también puedes ayudar a un niño con diabetes

Puedes donar desde $1.00, tu aporte ayudará a solventar los gastos del Campamento Dulces Amigos por medio de PAYPAL en el siguiente botón:

O realizando transferencia o depósito en Banco del Pacífico Cta. Cte. #5047013 a nombre de FUVIDA.

También puedes apoyar nuestros proyectos anuales. Para más información contáctanos a presidencia@fuvida.org.ec o al teléfono 0989705995.

Organizaciones y empresas que nos apoyan