Mi nombre es Fiorella soy madre de 3 hermosos niños,  y ser madre es una gran responsabilidad, mas cuando tengo que cuidar a un niño con diabetes tipo1.

El diagnóstico de Diabetes tipo1, de uno de mis hijos, hizo muchos cambios en mi vida, dejar el trabajo para ir a largas espera para una cita de 15 minutos en los hospitales, cambiarme de casa para estar cerca de mi familia  y que me ayudaran con el cuidado de los otros niños, salir en familia por ahorrar y comprar la medicina, noches sin dormir, estrés, preocupación por el futuro,  en fin la diabetes tipo 1 trajo consigo  un sinnúmero de retos .

Ahora que, aprendí, me eduqué, asumí el reto de la diabetes tipo1 me he llenado de conocimientos comprendí que debo estar bien para cuidar y dar amor a mis otros niños que los descuidé, por el temor de perder a Samuel, entendí que no todos tienen diabetes y que con educación mi vida pudo retomar el rumbo que me había trazado.

Esta educación la recibí en  FUVIDA, Excelencia en educación diabetológica 

 

La educación es el verdadero tratamiento.