Andrea y Aracely

Hoy estamos de fiesta y disfrutamos del mejor y más preciado regalo: la vida de nuestros hijos, maravillosos y valientes guerreros.

Cada día es un bendición y una oportunidad para estar agradecidas.

Su fuerza y perseverancia nos inspiran, su amor nos nutre y su valentía nos motiva.

Ser madres guerreras nos hizo cambiar, crecer y aprender para cuidarlos bien.

Descubrimos que no estamos solas. Que muchas compartimos esta meta común.
Ahora somos luchadoras, solidarias, resilientes. El miedo quedó atrás y juntas somos más fuertes.

Hoy estamos de fiesta. Sabemos que todo el esfuerzo vale la pena.

Celebramos la vida y también conservamos la esperanza de que un día, nuestro mejor regalo será que la curación para nuestros hijos, finalmente exista.

Ximena Vaca

!Juntas somos mas fuertes!