Cuando me dijeron que era probable que mi hija padeciera de diabetes me dije ¡Dios no, es muy pequeña, solo tiene 3 años!; cuando se la diagnosticaron ella había ingresado por emergencia al hospital, fueron los momentos más duros de mi vida. Ver a mi hija, desesperada, llorando y gritando pidiendo salir me partió el corazón, pensaba siempre en las consecuencias de la diabetes y creía que no podría más llevar una vida normal, que tendría que limitarla de   comer dulces, darle pocas raciones de alimentos porque cualquier cosa podría desestabilizar su glucosa.

 

Me preguntaba ¿cómo negarle a una criatura un helado o un chocolate durante toda su infancia?, ¿cómo saber si de verdad la estaba alimentando adecuadamente?, fueron 2 años llenos de angustia y desesperación después de su diagnóstico pero gracias a Dios supe de Fuvida y  Aracely Basurto; ahí aprendimos a vivir con Diabetes, que se puede llevar una vida normal, que no es impedimento para hacer lo que desees…

Ser madre de una dulce guerrera me ha hecho más fuerte, valiente y luchadora incansable… Hoy mi hija tiene 15 años, vive con diabetes tipo 1 y lleva una vida muy saludable y sin limitaciones.

Matilde
#DulceAngelGuardian

Alison 15 años de edad, diagnosticada con diabetes tipo1 a los 3 años